Inteligencia Cultural (CQ) y sus beneficios - Staff Global Group Iberia

Inteligencia Cultural (CQ) y sus beneficios

20/01/2021

Por Marina Rodríguez. Marketing y Comunicación de Staff Global Group Iberia

Todos tenemos la sensación de que 2020 ha sido un lunes largo. Si nos pidieran describir con un adjetivo el 2020 sería complicado elegir entre excepcional, anómalo, arduo, retador o incluso catastrófico (se me ocurren varias docenas más). 2020 nos ha dejado también héroes anónimos, solidaridad y mucha resiliencia entre la población.

A nivel laboral hemos tenido que adaptarnos a la convivencia familiar en horario escolar/laboral, el teletrabajo, las nuevas herramientas digitales para seguir siendo productivos o las medidas sanitarias de la desescalada para alcanzar una nueva normalidad. Muchos retos fuera de nuestra habitual zona de confort que ahora tenemos interiorizados y, enfrentándonos a una nueva ola de Covid-19, que vemos como capacidades personales y profesionales para adaptarnos a lo que está por venir.

Con titulares en prensa sobre el riesgo alto de trastorno mental entre los sanitarios de todo el país después de trabajar en la primera ola de la pandemia del coronavirus, es importante recordar que el Wellbeing (o cuidado personal) y la inteligencia emocional son materias con la que debemos estar familiarizados para tener herramientas con las que lidiar frente al estrés y la tensión.

Desde el punto de vista del mercado, todos estos cambios de los últimos meses han impactado no solo al consumidor sino también al sector en el que nos movemos, por lo que los elementos que antes ayudaban a garantizar el éxito pueden ser inocuos ahora mismo.

La inteligencia cultural es parte de la resiliencia empresarial. Son aquellas capacidades y habilidades que tiene un individuo para adaptarse y relacionarse efectivamente con diversas situaciones culturales ajenas a la propia. A nivel laboral nos permite adaptarnos a diversas culturas organizacionales.

La falta de CQ (Cultural Quotient o Inteligencia Cultural) trae riesgos como problemas de comunicación internos, errores críticos a nivel comercial, falta de cohesión y confianza en los equipos o desmotivación para la organización.

En cambio, centrarnos en desarrollar estas habilidades mejora la colaboración de equipos remotos y presenciales, aumenta la creatividad, ayuda en la toma de decisiones y en la resolución de problemas o forma mejores líderes.

Para poder desarrollar esta habilidad en el trabajo, es importante hacer de ella el centro de la cultura organizacional. Para ello es importante que los directivos sean embajadores concienciando de la importancia de la cultura empresarial. Se debe fomentar la curiosidad cultural y una conducta culturalmente informada y mejorar la colaboración en equipos fomentando la igualdad de oportunidades.

COMPÁRTELO