febrero 2020 - Staff Global Group

Motivación: Cómo sorprender a los empleados

27/02/2020

Por Marina Rodríguez. Comunicación y Marketing de Staff Global Group

La motivación laboral es la capacidad que tienen las empresas y organizaciones para mantener el estímulo positivo de sus empleados. Conseguir un bienestar laboral es clave para obtener el mayor rendimiento profesional del equipo.

En la era de la autenticidad y la transparencia un empleado puede ser el mejor embajador de la empresa, sobre todo en los entornos digitales. Por lo tanto, es importante generar un ambiente en el que los miembros del equipo se sientan inspirados y puedan aumentar su productividad.

No todas las empresas se pueden permitir en el diseño de sus oficinas espacios de ‘no-trabajo’ para sus empleados como los de Google en México, Sony Music Spain o Nike en Londres, y aunque no tenemos la clave para lograr la motivación laboral, sí podemos compartir algunas píldoras para comenzar a mejorar el bienestar laboral de los miembros del equipo:

Flexibilidad de horarios: Para conseguir una plantilla más comprometida es importante que la organización de la jornada laboral dependa más del trabajador que de la empresa. Todo empleado trabaja más motivado si puede conciliar su vida personal con la profesional.

Planes de carrera: Uno de los mayores incentivos es disponer de la oportunidad de escalar posiciones en el organigrama de la empresa. La posibilidad de formación interna facilita el crecimiento laboral de los trabajadores.

Día libre de cumpleaños: Siempre que sea posible, ¿por qué no hacer una concesión con cada empleado y darle el día libre al cumpleañero?

Desayuno o almuerzo en equipo: Cualquier día es bueno para organizar un momento desenfadado alrededor de unos croissants o unos pinchos y hacer que el equipo interactúe independientemente de sus roles dentro de la organización.

Reconocimiento en Linkedin: No hace falta esperar a ser excompañeros para realizar recomendaciones en Linkedin. Una cálida recomendación expresando gratitud y reconociendo el buen trabajo que está haciendo para la compañía siempre es motivante.

Pequeños regalos: Los detalles marcan la diferencia. Si la empresa cuenta con merchandising sostenible, ¿quién mejor que los empleados para ser los primeros en utilizarlo?

Convenios con empresas de servicios: Muchas empresas cuentan ya con convenios con instalaciones deportivas o de restauración alrededor de sus sedes para que sus empleados tengan un descuento especial.

Festivos aún más largos: ¿Por qué no permitir a los empleados salir temprano el día previo a un puente para que sea aún más largo? Si se organiza por turnos favorece la motivación y el trabajo en equipo.

Cuida la salud del equipo: Mantener snacks saludables (frutas, barras de granola, queso, semillas, yogur griego o frutos secos) en el lugar de descanso, enviar un mensaje de cuidado por la salud, recordar las revisiones médicas promovidas por la empresa o la participación en actividades deportivas ya es parte de la estrategia de muchas corporaciones.

Family Days: El objetivo de esta actividad es que los empleados puedan disfrutar de un día fuera del ámbito laboral e interactuar y compartir actividades junto con sus familiares y compañeros de trabajo.

Espacios de relajación: Tener unos momentos durante la jornada para relajarse y recargar el ánimo reduce el estrés, mejora las relaciones laborales y optimiza el rendimiento.

¿Se te ocurre alguno más?

COMPÁRTELO

Nos gusta que nos llamen por nuestro nombre.

18/02/2020

Por Álvaro Montes. Copywriter de Staff Global Group

A todos nos gusta sentirnos especiales. No es lo mismo escribir esta entrada para un target o una audiencia determinada que escribirlo para ti, Antonio, que tienes 35 años, vives en Madrid, trabajas en el departamento de marketing de una empresa, tienes un hijo, te gusta el cine -especialmente las de Tarantino- por eso tienes cuenta en Netflix, Amazon Prime y HBO; vas dos veces por semana al gym y prefieres el pop de los 70, aunque tampoco le dices que no de vez en cuando al reaggeton.

Por eso nos gusta la personalización. Ya nadie quiere ser parte de una audiencia, queremos sentir que tenemos el poder. Queremos que las marcas entiendan lo que necesitamos y poder mantener una conversación con ellas de tú a tú.

Hace años, cuando íbamos al mercado del barrio -aún mucha gente lo sigue haciendo- los comerciantes se sabían nuestro nombre, sabían lo que íbamos a pedir y nos recomendaban algún producto nuevo que nos iba a gustar. Hoy en día la solidaridad orgánica hace que las relaciones sean distintas y que el repartidor que te trae la compra a casa no se sepa de memoria tu nombre como se lo sabía tu charcutero. Por suerte, sigue habiendo herramientas para mantener esa conversación permanente con la audiencia cada individuo y los datos se utilizan cada día para ofrecernos servicios personalizados que pongan al consumidor en el centro de todo. Seguimos recibiendo recomendaciones adaptadas a nuestro perfil individual y cuando recibimos un e-mail con nuestro nombre aumentamos su tasa de apertura en un 26%.

En el caso de los eventos y activaciones ocurre exactamente lo mismo. Los datos nos permiten diseñar una experiencia mucho más personalizada y centrada en el usuario. Esto nos facilita generar procesos y relaciones de forma automatizada y totalmente acorde con las necesidades del cliente, lo que se traduce en un mayor engagement y un aumento de la confianza. Todo en un evento es personalizable y el nivel de personalización puede ser muy amplio, todo depende, entre otras cosas, de los objetivos que nos planteemos.

En resumen, la personalización sigue estando a la orden del día, seguramente más que nunca, y sus posibilidades son tan amplias que no se pueden resumir en una sola entrada. No podemos hacer un evento para cada persona (¿o sí?), pero al menos podemos conseguir que cada uno lo viva de una forma diferente.

COMPÁRTELO

Cómo organizar eventos familiares y no morir en el intento

11/02/2020

Por Patricia Vega. Ejecutiva de Cuentas Senior de Staff Global Group

Acostumbrada a gestionar eventos de gran magnitud, mi familia y amigos se aprovechan de mí con frecuencia a la hora de planificar viajes, quedadas, rutas, comidas, y cualquier acontecimiento que requiera un mínimo de organización. Estoy pensando en Imprimirme una camiseta con el hashtag #esquelohacestanbien, su frase favorita cuando quieren “explotarme” para llevar a cabo una de estas reuniones familiares.

Es cierto que esta vez me he ofrecido voluntaria (la ocasión lo merecía), ya que mi persona favorita en el mundo, mi hermana, va a cumplir nada más y nada menos que medio siglo de vida. Debido al estrés derivado de los eventos navideños en Swolf Group Iberia, se me ha echado el tiempo encima y he tenido que usar mis conocimientos para organizar una súper fiesta de cumpleaños en menos de 15 días (y a distancia, ya que aquí la que suscribe es de tierras leonesas).

¿Queréis que os cuente cómo lo he hecho? Pues aquí van las premisas para organizar este tipo de eventos familiares y no morir en el intento…

  • Lo primero a tener en cuenta son los asistentes, tanto por el número, como por el tipo de personas. Siempre es bueno alguien de apoyo o confianza del cumpleañero que te ayude a razonar qué personas deberían ser invitadas, y así elaborar una lista. En este caso me he aliado con mi cuñado, que será la persona que ayudará a llevarla engañada al lugar de la celebración.
  • Confirmación de asistentes: una vez que tenemos elaborado el listado, es necesario contactar con cada invitado uno a uno y “presionar” para que confirmen su asistencia. Esto a veces es la parte más difícil, ¡pero la más necesaria para poder cerrar el punto 3!
  • Elección del venue. Sin número de asistentes, no podrás elegir el lugar adecuado. Bajo mi punto de vista, para este tipo de celebración, lo más acertado es un restaurante que disponga de un pequeño reservado para tener cierta intimidad. Si no puedo desplazarme a visitarlo, prefiero valorar entre sitios ya conocidos. Uno de los mejores consejos que os puedo dar, es que debéis tener precaución a la hora de probar nuevas localizaciones en eventos importantes.
  • El menú: es muy importante tener en cuenta el presupuesto de los invitados (lo suelo tantear cuando realizo la primera llamada), las alergias o intolerancias (muy de moda hoy en día), y asegurarse bien de lo que incluye el menú. En este caso, he tenido que añadir la tarta y el champán, ya que se presupuestaban aparte.
  • Convocatoria formal: He elaborado una invitación digital con una de sus fotos. Hoy en día es muy fácil realizarlas con aplicaciones como Canva, muy visual e intuitiva.
  • Decoración: Un poquito de attrezzo siempre viene bien. En este caso, inspirado con el número 50 tanto para la sala como para la mesa y para disfrazar a los invitados. En este sentido dejaré en cada plato un gorro y unas gafas de diferentes colores para recibir a la cumpleañera. Todo adornado con confetti sobre la mesa. Algo sencillo pero muy vistoso.
  • El regalo: La cena en sí será una gran sorpresa, pero como detalle para que siempre la recuerde, hemos elegido un anillo y un álbum scrapbook con fotos que me han ido enviando nuestra familia y amigos. Os recomiendo los álbum de Mr Wonderful, ya que incluyen un montón de frases bonitas y stickers para decorar sus páginas.
  • El brindis: Es importante coordinar con el restaurante que primero sirvan un poquito de cava en todas las copas, y que seguidamente aparezca la esperada tarta de cumpleaños.
  • La tarta: Después de arduas negociaciones con el restaurante (me decían que podía existir riesgo de incendio), he conseguido que me dejen encender las 50 velas (quedan mucho más vistosas en la tarta, y es más gracioso que el cumpleañero tenga que soplar tantas velas a la vez después de una comilona)
  • El resultado: Fiesta sorpresa de 10, íntima, bonita, bien organizada (en muy poquito tiempo), y con cientos de momentos entrañables para el recuerdo.

Eso sí… ahora todos quieren contar conmigo para organizar su 50 cumpleaños… ¡y hay unos cuantos a la vista!

COMPÁRTELO

Tres consejos para activar con éxito en festivales

04/02/2020

Por Roque Amor. Ejecutivo de Cuentas Senior de Staff Global Group

Ha pasado tiempo desde el primer boom de los festivales en España y se han confirmado como una de las formas de ocio preferidas por los jóvenes. Hay pocos sitios donde se reúnan miles de personas de 18 a 35 años de edad para divertirse, especialmente con dinero en el bolsillo. Las marcas lo saben y, en su búsqueda del público objetivo de sus productos o servicios, llevan tiempo acudiendo a estos eventos para comunicarse con ellos. Sin embargo, ante la proliferación de nuevos festivales por todo el país, las marcas corren el riesgo de caer en la irrelevancia y no generar ningún impacto en los asistentes. Por eso hay que ser cuidadosos a la hora de planificar las acciones. 

Aquí os dejo tres consejos para activar con éxito en festivales:

1. Cuida lo más importante: el personal

Muchas veces las marcas llegan al terreno con grandes ideas y montajes increíbles pero desatienden lo más importante: el personal. El ser humano está programado para valorar y recordar una cara sonriente más que un stand o un vídeo, para acordarse mejor de una historia bien contada que un texto en un flyer o en una pared. Es importante que el personal (azafat@s, promotor@s, camarer@s) tenga claro qué debe comunicar, cuales son los objetivos de cada parte del proceso. Ha de tener actitud positiva y proactiva, debe estar bien uniformado y mantener los materiales en perfecto estado. Si esto falla, estás construyendo tu activación sobre pies de barro.

2. Generar valor

Ya no basta con estar y ser vistos.  Debemos crear una experiencia más cualitativa, en la que el consumidor no sea un mero receptor. Los milenials quieren sentir que ganan algo con nosotros, que la relación es transaccional y no unidireccional. Crear una zona de descanso u ocio, aportar información sobre el festival, tener ofertas exclusivas, un servicio más cualitativo…  cualquier idea es buena si el contactado siente que ha ganado con la interacción. Además, un buen promotor tiene siempre en mente la satisfacción del asistente, por lo que esta generación de valor debería ayudarte a la hora de negociar el patrocinio: una buena activación se vende mejor que una mala.

3. Prolongar el contacto

Para que la acción sea un éxito debes prolongar el contacto, antes y después del festival. La activación debe nacer antes y seguir viva después por otros cauces: concursos, contacto online, etc. Si la acción empieza cuando el asistente se encuentra con tu stand, has perdido la ocasión de hacer ruido previo. Si muere en el momento en que se aleja de tu espacio, quiere decir que estás desaprovechando recursos. Sorteos de entradas, upgrades o regalos, información en primicia, etc. son elementos que te ayudarán a construir una acción sostenida en el tiempo. Apóyate en los recursos del organizador: sus redes sociales, actividades, noticias, etc. Anticipar el contacto y continuarlo después vía online debe ser un must; conservarlo hasta la siguiente edición, un objetivo que debes tener en mente.

Espero que estos tres consejos te ayuden a preparar tus activaciones en festivales. Nos vemos en la arena.

COMPÁRTELO